Italia La Toscana Viajes

Visita de un día a Lucca

Qué ver en Lucca

Lucca es una ciudad de algo más de 85.000 habitantes situada a aproximadamente 20 kilómetros al noreste de Pisa, a poco más de media hora en coche. Su centro histórico ha permanecido inalterado durante siglos y caminando por sus callejuelas descubriremos por qué la llaman la ciudad de las 100 iglesias.

Nosotros pudimos pasar un día en Lucca, aunque en una mañana es posible ver casi por completo los monumentos más importantes de la ciudad. Pese a haberla visitado a principios de agosto no habían muchos turistas, la mayoría de monumentos estaban tranquilos y las murallas, al ser tan extensas, es poco probable que se saturen de visitantes. En comparación con su vecina Pisa, dos días antes a la misma hora estaba saturada de turistas, pero claro, Pisa concentra todos sus monumentos más conocidos en una sola zona.

Cómo llegar a Lucca

Como ya hemos comentado, Lucca está muy cerca de Pisa, a poco más de media hora en coche. Por lo que si en nuestro viaje por La Toscana tenemos pensado ver Pisa, Lucca es uno de los destinos que debemos valorar porque tiene mucho que ver. Además desde Pisa hay trenes cada media hora que nos llevará en 20 minutos a Lucca.

Desde otras ciudades conocidas, nosotros llegamos desde La Spezia en una hora en coche y Florencia está aproximadamente a la misma distancia. El viaje es principalmente por autovía o autopista, luego es bastante llevadero en comparación a otros trayectos por carretera Toscana. Nosotros conseguimos aparcar cerca de la puerta de San Pietro a primera hora de la mañana, por lo que el acceso al centro de Lucca fue inmediato.

Qué ver en Lucca

Es curioso que Lucca no sea de las ciudades más visitadas de La Toscana, o al menos esa es la impresión que nos ha dado, porque tiene muchas cosas que ver y algunas únicas, que caracterizan la forma de la ciudad. Te contamos a continuación qué pudimos ver en un día en Lucca durante nuestra última visita.

La Torre Guinigi

Esta torre de 54 metros de altura destaca por tener en su parte superior siete encinas que dan la sensación de ver un paisaje de fábula. No está claro si estas encinas se plantaron para aumentar la altura de la torre, recordemos que los comerciantes de las ciudades de la Toscana competían por tener la torre más alta, o simplemente porque de esta manera la torre se diferenciaba de las 250 torres y numerosos campanarios que tenía Lucca en la época medieval. En cualquier caso se trata de un símbolo característico de la panorámica de la ciudad y desde donde mejor obtener panorámicas de Lucca.

Torre Guinigi en Lucca
Torre Guinigi

El precio de la entrada a la Torre Guinigi es de 4 euros y la verdad es que vale mucho la pena por disfrutar del paisaje de la ciudad enclavada entre montañas. El acceso es muy bueno a través de 230 escalones de unas escaleras metálicas con suficiente espacio para los turistas que suben y que bajan. La gran cantidad de ventanas de diferentes formas nos permitirán disfrutar del paisaje de Lucca a distintas alturas.

Debemos llevar más cuidado en la parte superior, donde el acceso se estrecha en el último tramo debiendo ceder el paso a los que bajen para que la parte superior se descongestione. La parte superior impresiona ya que se trata de una construcción en forma de caja que se ha rellenado con suficiente tierra como para plantar 7 encinas y algunas plantas adicionales que conforman un auténtico jardín colgante a más de 45 metros de altura. Aunque no se sabe la fecha exacta de la construcción de este jardín, las encinas no son las originales, puesto que se han ido replantando.

Panorámica desde la Torre Guinigi
Panorámica desde la torre

La Torre Guinigi no permite demasiado aforo por lo que es mejor visitarla a primera hora de la mañana, cuando probablemente hayan menos turistas. Se suele llenar a última hora de la tarde para ver el atardecer, por lo que, aunque resulta un momento mágico nos podemos encontrar con no poder acceder a la parte superior. En cualquier caso es una visita imprescindible a esta torre única que no debemos dejar pasar durante una estancia en la ciudad de Lucca.

La Plaza del anfiteatro

La plaza nació en la Edad Media y fue construida sobre las ruinas del antiguo anfiteatro romano, con el tiempo se fueron construyendo edificios alrededor utilizados de diversas formas como depósito de sal, polvorín o prisión. En el siglo XIX se decidió revivir la antigua estructura elíptica del anfiteatro eliminando las pequeñas construcciones del interior, todo este nuevo espacio se destinó al mercado de la ciudad.

Plaza del anfiteatro de Lucca
Plaza del anfiteatro

Actualmente el mercado de abastos está situado en Mercato del Carmine y los edificios de la Plaza del anfiteatro están destinados a comercios y restauración. El suelo actual de la plaza está 3 metros por encima de la arena romana y podemos acceder a este a través de 4 puertas abovedadas. Como curiosidad, si buscamos el centro de la plaza encontraremos un azulejo con una marca que fija la intersección entre las 4 puertas de acceso.

Una plaza con mucho encanto con su característica forma elíptica desde donde parten las callejuelas medievales de la ciudad que no podemos dejar de visitar durante un viaje a Lucca.

Las murallas

Las murallas son otra seña de identidad de la ciudad, construidas en el siglo XVI nunca tuvieron que ser usadas para defender la ciudad ya que no fue necesario. Fueron de gran utilidad en 1812 cuando detuvieron las aguas del río Serchio, pero nunca tuvieron que contener ningún ejército.

Zona amurallada de Lucca convertida en jardines
Zona amurallada convertida en jardines

Con el tiempo se fue añadiendo vegetación a los alrededores de las murallas transformando el antiguo sistema defensivo en un parque verde para el tiempo libre y la recreación. En muchos puntos hay un frondoso arbolado bajo el cual no acusamos el calor de nuestra visita durante los primeros días de agosto. Actualmente, con sus 4 kilómetros de longitud son utilizados por los locales y turistas para pasear por ellas, además hay servicios de alquiler de bicicletas con las que se podrá recorrer tranquilamente toda su longitud.

Turistas y locales paseando y haciendo ejercicio por las murallas
Turistas y locales paseando

El Palazzo Pfanner

Lucca tiene varios palacios renacentistas, nosotros nos decidimos por visitar el Palazzo Pfanner. La única parte del interior del palacio actualmente abierta a los visitantes es la residencia donde, además de ver diversas estancias, podremos disfrutar de una exposición permanente de instrumentos médico-quirúrgicos y textos médicos antiguos que pertenecieron a Pietro Pfanner (1864-1935), cirujano, filántropo y alcalde de Lucca de 1920 a 1922. Que disfrutará más quien tenga conocimientos suficientes para apreciar cómo han cambiado los instrumentos en los últimos 100 años.

Jardín del Palazzo Pfanner en Lucca
Jardín del Palazzo Pfanner

Pero además de su interior, el Palazzo Pfanner se caracteriza por su jardín, situado entre el palacio y una sección de la muralla norte. Una gran combinación de vegetación y arte donde descansar un rato admirando su belleza. En la página del Palazzo Pfanner se puede consultar más información de los horarios y precios de las entradas a cada una de las secciones del palacio o combinadas. Actualmente se puede visitar el palacio en los meses de abril a noviembre de 10 a 18 horas. El precio de la entrada al palacio y el jardín es de 6,5€ y por separado a 4,5€ para cada sección, es cuestión de valorar si vale la pena disfrutar de este palacio por el precio que nos piden.

La ciudad de las 100 iglesias

Paseando por el caso histórico de Lucca comprenderemos por qué a esta ciudad se la llamaba la de las 100 iglesias, aunque no tenemos claro si llegaban a este número, había una gran cantidad de centros de culto que la caracterizaban. Actualmente algunos ejemplos más destacados podrían ser la Catedral de San Martín, principal lugar de culto católico de la ciudad, la Iglesia de San Miguel o la Basílica de San Frediano. La mayoría de ellas cuentan con plazas de mayor o menor tamaño que vale la pena visitar.

Plaza de Napoleón o plaza grande de Lucca
Plaza de Napoleón

La plaza Napoleone de Lucca fue dedicada a Napoleon por su hermana Elisa Bonaparte Baciocchi y es conocida por los locales como la plaza grande porque siempre ha sido el centro del poder político de la ciudad. El objetivo de esta plaza fue también dar mayor importancia al Palacio Ducal que actualmente ocupa todo el lado oeste de la plaza. Para su construcción se demolieron las casas circundantes, algunos depósitos, una torre, el archivo, las tiendas y la iglesia San Pietro Maggiore. También reconoceremos fácilmente la plaza de Napoleón por las hileras de plataneros que bordean 3 de sus 4 lados.

Galería de fotos de Lucca

Estas son algunas de las imágenes que pudimos capturar durante la visita de un día a Lucca.

Visita Lucca

Es nuestra recomendación, vale mucho la pena visitar Lucca ya que tiene muchas cosas que ver. En poco más de una mañana podremos ver todos sus principales monumentos, pero puedes perderte un día entero sin problema por sus callejuelas, con un poco de suerte casi sin turistas.

Nosotros esperamos poder volver a visitarla en un futuro y no descartamos pasar una noche para poder vivir el centro histórico de Lucca de noche con total tranquilidad. Y tú, ¿has estado en Lucca? ¿estás pensando ir?

Contenido relacionado

Jose Emeterio Vicente Sabuco

Apasionado de los viajes y la cocina escribo de estos temas en recetasenlamochila.com. También pruebo recetas de Thermomix en recetasdethermomix.es

Añadir comentario

Haz clic aquí para escribir un comentario

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.