Venecia

Razones para viajar a Venecia

Razones para viajar a Venecia

Hemos viajado un par de veces a Venecia, la primera de ellas en una excursión casi improvisada de un día durante un viaje a Italia en la que, debido a que estuvimos en sus 4 puntos turísticos más importantes, la imagen que nos quedó de Venecia fue similar a la de un parque de atracciones en el que miles de turistas hacían el mismo recorrido. Por lo general llegaban en crucero o excursiones de un día y a toda velocidad conseguían ver la Plaza de San Marcos, su basílica, El Palacio Ducal, callejear hasta el Puente de Rialto y de nuevo al crucero o a otro destino.

Pero tras esta primera experiencia, con más tiempo te documentas y ves que hay más cosas de las que disfrutar en Venecia, por este motivo planificamos un segundo viaje de 5 días en el que disfrutar de esta ciudad y sus islas. Cuando se lo cuentas a tus amigos te das cuenta de que, pese a ser una ciudad muy conocida, no todo el mundo la conoce tanto y te asaltan con preguntas como “¿tanto hay para ver para cinco días en Venecia?” o “Te debió gustar mucho Venecia para volver a ir”.

No se trata de un destino barato como para ir todos los años, pero si hemos vuelto a visitarla es por razones como las siguientes.

Es una ciudad única

Se trata de una ciudad construida sobre 118 islas en total, el hecho de que mucha de su arquitectura se sustente sobre troncos de madera bajo el agua y que parte de esta se empezó a construir en el siglo V y que gran parte de ella se mantenga en pie hacen que este mérito arquitectónico sea único.

Venecia es una ciudad única
Venecia es una ciudad única

El hecho de que muchas ciudades tomen el sobre nombre de “la Venecia de …” hace que la original tome mayor importancia. Ciudades como San Petersburgo, Ámsterdam o Brujas son llamadas la Venecia del norte y en China la ciudad de Suzhou es llamada la Venecia de Oriente. Normalmente son ciudades con muchos canales y que, como Venecia, en la antigüedad gran parte de su riqueza se obtuvo gracias al comercio.

Moverse por Venecia es totalmente distinto a cualquier otra ciudad del mundo, su transporte público son los vaporetto que recorren sus canales como si de autobuses flotantes se trataran, recogiendo a los pasajeros de muelles fijos y flotantes. Para ir de un punto a otro de la ciudad debemos tener en cuenta qué canales debemos cruzar y por donde podremos hacerlo, aunque hoy en día con Google Maps es relativamente sencillo, la primera vez que estuvimos era realmente una aventura moverse por su laberinto de calles, canales y puentes.

Transporte en Venecia
Incluso los servicios de traslado de maletas se hacen en barca

Y si tenemos la oportunidad de dar un paseo en góndola podremos disfrutar por el que desde hace siglos fue el único medio de transporte en Venecia hasta la llegada de los vaporetto. Aunque por lo general se asocia el paseo en góndola a un paseo romántico en pareja, todavía quedan algunas dedicadas a trasladar los peatones de un lado a otro del Gran Canal.

Venecia de noche

Durante el día, aproximadamente entre las 8 de la mañana y 8 de la tarde, miles de turistas desembarcan en Venecia desde los cruceros, la península italiana, Lido y otras localizaciones. Toda esta gente llega a colapsar muchas de sus calles, puentes y plazas, pero fuera de esta franja horaria, sobre todo en temporada baja, la ciudad se transforma en una ciudad tranquila en la que pasear por sus calles y puentes es una experiencia totalmente diferente a la diurna.

Venecia de noche
Venecia de noche

Una de las experiencias más bonitas fue, aprovechando un bono de viajes que teníamos para todo un día, dar un paseo en vaporetto por el Gran Canal durante la noche. Disfrutar de la arquitectura de Venecia, tenuemente iluminada, casi sin turistas por sus calles lo que contrasta con el bullicio del día con ríos de turistas.

En los viajes solemos madrugar para aprovechar el día y las mañanas hasta que llegaban los primeros turistas también fueron únicas, conviviendo con los pocos venecianos que quedan en la ciudad, y viendo como esta despierta poco a poco.

También es cierto que disfrutar de esto obliga a hacer noche en la ciudad, lo que resulta más caro que si reservamos un hotel en la península. Pero si tienes la oportunidad es una experiencia que no hay que dejar perder.

Las islas de Murano, Burano y Torcello

Estas islas de menor tamaño son unas joyas desconocidas para muchos turistas que visitan Venecia. Salvo que contratemos una excursión para visitarlas, lo mejor es usar las combinaciones de vaporetto que son transportes públicos y de precio bastante asequible.

Murano es conocida por sus artesanos de vidrio soplado, con el que fabrican principalmente vasos, copas, jarrones, lámparas y adornos. Aunque está formada a su vez por 7 islas de pequeño tamaño, al igual que Venecia, son perfectamente visitables a pie usando sus numerosos puentes. Aquí podremos ver el museo del vidrio y varios puntos en los que simplemente paseando por sus calle podremos admirar el soplado del vidrio.

Murano
Murano

Burano tiene un tamaño menor y está más alejada de Venecia de Murano, para llegar hasta esta ciudad se disfruta de un agradable paseo en vaporetto y de las islas que va bordeando el recorrido. Es conocida por sus casitas de colores, dice la tradición que los pescadores pintaban cada casa de un color para que se distinguieran desde la laguna cuando salían a pescar. Otros dicen que era para distinguirlas cuando volvían borrachos a casa. De un modo u otro las calles del pueblo de Burano son una postal de lo más original con sus casitas de colores, canales y puentes.

Casas de colores en Burano
Casas de colores en Burano

También podemos admirar en los escaparates el producto típico de Burano, se trata de los tejidos de encaje, famosos desde el siglo XVI, en algunos rincones con suerte todavía podremos ver algunas de estas artesanas realizando su trabajo y en cualquier caso siempre podremos visitar el museo del encaje.

Torcello es una isla con un paisaje decadente, en el siglo V llegó a ser la isla más poblada de la Republica de Venecia, pero debido al aumento de los cenagales que dificultaban la navegación y sobre todo a los brotes de malaria, en el siglo XI empezó un periodo de decadencia que provocó que la población se trasladara a Burano, Murano y sobre todo a Venecia. Por lo tanto el principal atractivo de Torcello es disfrutar de los restos arquitectónicos de esta época de esplendor en una isla escasamente poblada y de aire decadente.

Si tienes la oportunidad es muy recomendable salir del bullicio de Venecia y perderse durante un día en alguna de estas islas para disfrutar de sus atractivos turísticos y del trayecto en vaporetto entre cada una de ellas.

La Venecia desconocida

Campo ghetto nuovo Venecia
Campo ghetto nuovo

Pero más allá de sus lugares más turísticos e islas, Venecia tiene algunos rincones menos conocidos e incluso originales que todavía sorprenden.

Un claro ejemplo de barrio que no suele ser habitual visitar es el barrio judío o Gueto, se trata del más antiguo del mundo que data de los siglos XVI y XVII. En este barrio la arquitectura cambia radicalmente a edificio más altos pensados para ser ocupados por mucha gente y encontraremos mucha restauración con comida kosher.

Otro ejemplo es la libería Acqua Alta en donde los libros se guardan dentro de bañeras, barcas o cualquier otro lugar en donde no se mojen los libros cuando hay Acqua Alta. Nosotros no tuvimos la oportunidad de verla inundada pese a que hemos estado en Venecia durante la subida del agua, pero en una de las visitas era curioso recorrer la librería con charcos de agua y las marcas de humedad del Acqua Alta de la mañana.

La gastronomía de Venecia

Lasaña de marisco en Burano
Lasaña de marisco en Burano

Con lo que nos gusta comer no podía faltar qué se come en Venecia, se trata de una gastronomía basada principalmente en pescados y mariscos. Con estos ingredientes principales mezclados con la riqueza de la gastronomía italiana es difícil no disfrutar comiendo en Venecia.

Nosotros tuvimos la suerte de probar mezclas de pasta con mariscos como lasaña de marisco o ñoquis de cangrejo. Espaguetis con almejas o aderezados con gambas o algunas pizzas con frutos del mar, aunque las pizzas no son tan típicas en Venecia. Otro plato que hay que probar en Venecia son los risottos preparados con mariscos, y como estos infinidad de recetas que nos traemos en el recuerdo de nuestro paladar.

Por último y no menos importantes, hay que mencionar los Cicchetti, se trata de la adaptación veneciana de nuestras tapas. Algo que para los españoles nos es de lo más habitual, para turistas de otros países no es normal que se pueda llegar a hacer un almuerzo completo con estos pequeños bocados distintos acompañados de un buen vino italiano. Para nosotros es una oportunidad de probar una gran variedad de sabores distintos en una sola comida.

¿Por qué viajar a Venecia?

Estas son algunas de las razones que tuvimos en cuenta para viajar a Venecia, aunque hay muchos argumentos en contra, se trata de una ciudad única y con muchos argumentos a favor que necesitan de varios días para poder disfrutar de ellos.

¿Cuáles han sido tus razones para viajar a Venecia?

Contenido relacionado

Jose Emeterio Vicente Sabuco

Apasionado de los viajes y la cocina escribo de estos temas en recetasenlamochila.com. También pruebo recetas de Thermomix en recetasdethermomix.es

Añadir comentario

Haz clic aquí para comentar

  Acepto la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.